El Socorro

-->
Fiestas de El Socorro

Bajada a El Socorro

La Bajada a El Socorro es una de las Romerías más antiguas de todo el Archipiélago Canario. Se desarrolla a través de las antiguas vías de trashumancia aborigen, bordeando la parte norte del Malpaís.

La fiesta empieza el 7 de Septiembre a las 5 de la mañana con el concurso de carrozas que tiene lugar en la Avenida de Santa Cruz en el municipio de Güímar. Una hora después da comienzo la misa en honor a la Virgen del Socorro en la Iglesia Matriz de San Pedro Apóstol.

Después de la misa, comienza la Romería. En el momento que la Virgen asoma por la entrada de la Iglesia, la Banda Municipal interpreta “El Pasodoble al Socorro”, que además será cantado por todos los peregrinos durante los dos días de fiesta. Los romeros parten desde la Iglesia de San Pedro junto con la Santa Imagen hasta la ermita del Socorro alrededor de las 7 de la mañana. También la acompaña desde ahí hasta la Asomada la Danza de las Cintas del Barrio de San Pedro Abajo.

Se ha convertido también en tradición que al llegar a la Montaña Grande, o más bien conocida en el Valle por “Montaña del Socorro”, los peregrinos asciendan hasta la cima. A esa altura se puede gozar de una maravillosa vista de todo el Valle y además sirve a muchos de guía para esperar a la Imagen y así terminar el camino a su lado.

Alrededor de las 6 de la tarde, la Virgen se traslada desde la Ermita hasta la playa, donde hay un terreno conocido como “Campo de la Ceremonia”. Es ahí donde el grupo de guanches realiza una ceremonia en honor a la Virgen de El Socorro.

Durante la madrugada del día 8 se reza un Rosario, y a las 9 se celebra la Eucaristía dedicada a las amas de casa, para continuar a las 11 con la misa solemne y la procesión con la Sagrada Imagen de Ntra. Sra. de El Socorro.

A las 17’30 da comienzo la misa de Acción de Gracias y el retorno de la Imagen a la Parroquia de San Pedro Apóstol. Se espera que sobre las 20’00 hrs la Virgen llegué a la Tahona para limpiar el rostro de Ntra. Sra. de El Socorro.

Mientras transcurre todo, hay quienes prefieren esperar en la Asomada y acompañar a la procesión hasta San Pedro. Es en este punto donde la Virgen es entregada a los guanches para que continúen el recorrido llevándola sobre sus hombros y los peregrinos comienzan el clásico juego “pares o nones”. Un poco más arriba , en El Calvario, se incorporan las autoridades, el clero, la Danza de Cintas y la Banda Municipal.